(1931) DIRIGIBLE

Cartel de la película 'Dirigible'

Cartel de la película ‘Dirigible’

(1931) DIRIGIBLE

Frank Capra

    IMDb 6,5 (410)     6,8 (14)     Sin valoración    Filmaffinity Sin valoración

VALORACIÓN MDF: 6,51.

Das Luftschiff, Helden der Luft, Dirigibile, Le Dirigeable, En Dirigible al Polo Sur, El Monstruo Abatido.

Jack Holt (Jack Bardon), Ralph Graves (Frisky Pierce), Fay Wray (Helen Pierce), Hobart Bosworth (Louis Rondelle), Roscoe Karns (Sock McGuire), Harold Goodwin (Hansen), Clarence Muse (Clarence), Emmett Corrigan (almirante John S. Martin), Richard Alexander (operador de radio), Bess Flowers (invitado a la fiesta), George ‘Gabby’ Hayes (oficial), Edward Hearn (ayudante del almirante), Selmer Jackson (teniente Rowland), Eddie Kane (operador de radio), Kenneth MacDonald (teniente Fogarty), Adrian Morris (miembro de la tripulación), William H’Obrien (marinero), Broderick O’Farrell (médico), Alan Roscoe (comandante del USS Lexington), Herry Strang (oficial).

 Columbia Pictures Corporation (Los Ángeles)

3 de Abril de 1931, New York, Estados Unidos.

26 de Marzo de 1932, Callao, Madrid, España.

20 de Abril de 1932, Tívoli, Barcelona, España.

Argumento: <<Jack Braden, comandante de dirigible, y el piloto aéreo Frisky Pierce, luchan por la gloria de una expedición exitosa al Polo Sur y por el amor de bella Helen, esposa de Frisky. Tras el fracaso de la expedición de Braden, Pierce realiza un intento con avión. Desafortunadamente se estrella, y Braden debe decidir entre realizar una operación de rescate o quedarse en casa a salvo con Helen.>>

Cartel de la película.

Cartel de la película.

La Vanguardia (05/11/1931): << DESDE NORTEAMÉRICA. UN ESTRENO EN NUEVA YORK.

El viernes, día tres de abril, la Gran Vía Blanca, el Broadway, presentaba un aspecto muy peculiar -cuenta Mary M. Spaulding-. Enormes reflectores lanzaban sus potentes rayos por sobre los gigantescos edificios, alargándose cual monstruosa serpiente por las calles adyacentes y bañando en luz a los transeúntes. Frente al Central Theatre, en pleno Broadway, una multitud abigarrada se apretujaba en una masa impresionante. Cámaras y micrófonos se hacían lugar a fuerza de empujones en la acera, para ir impresionando a las personalidades que atravesaban el vestíbulo.

El estreno de una película extraordinaria es siempre algo casi fantástico, y en el caso de que nos estamos ocupando se trataba innegablemente de una de las cintas más maravillosas que han pasado por la pantalla; no solamente por la grandiosidad del film sino por las especiales circunstancias que concurrían, aquel estreno era excepcional.

Cartel de la proyección.

Cartel de la proyección.

Un tren especial había llegado de Washington para traer a la alta oficialidad de la marina norteamericana que, como una deferencia especial asistieron al estreno de la película. Esta no era otra que «El dirigible», que tanto renombre ha dado a la Columbia, pues ha sido realizada con la cooperación de la marina de guerra yanqui y ha sido proclamada como algo superior a cuanto se ha llevado a la pantalla hasta la fecha, en su género.

El argumento, que lleva engarzada una bella trama sentimental para darle mayor interés y amenidad, es considerado como la más hermosa hazaña aérea.

El desastre que ocurre al dirigible mientras la enorme aeronave lucha en las inmensas alturas con la furia de los elementos, la espléndida planicie del Polo sur cubierta por montañas de hielo; la batalla que libra el hombre en aquellos páramos para la conquista del inaccesible lugar, meta a donde van encaminados todos sus esfuerzos; el sacrificio de las vidas en pos de la consecución de su anhelo; el valor de un grupo de hombres entusiastas, impelidos por un infinito deseo de triunfo; la espera de la joven esposa, con el corazón angustiado y rogando al cielo, aunque parezca una horrible paradoja, que su esposo no llegue a alcanzar su objetivo glorioso que marcaría la disolución de su lazo matrimonial; la tristeza de comprenderse secundaria en la vida del hombre amado, intoxicado por las aventuras gloriosas y el afán de notoriedad; la maestría con que la obra ha sido realizada por el afortunado director Frank Capra; todo esto da al film un gran valor espectacular y un interés sin cesar creciente.

Cartel de la película.

Cartel de la película.

No solamente el estreno de «El dirigible» fue un éxito clamoroso por lo que el público conocía respecto a la filmación de la misma en circunstancias de absoluto verismo, sino porque los nombres que integraban el reparto eran más que suficiente motivo para despertar el entusiasmo popular; Jack Holt y Ralph Graves, los dos famosos camaradas de la pantalla, los mismos que en «Submarino», «La isla de los condenados» y otros dramas filmados por la Columbia han aparecido juntos, como los amigos inseparables a quienes el destino ha querido separar trágicamente, pero que la fuerza del afecto ha unido por fin en la última jornada.

ABC (24/03/1932)

ABC 24/03/1932

Jack Holt y Ralph Graves han sido mucho tiempo camaradas en las películas, y ambos son, sin duda, los tipos ideales para esta unión espiritual superior a cualquier otro sentimiento en la tierra, sus caracteres son opuestos y esta circunstancia solamente es capaz de acercar a dos personas. Es un error creer que las uniones espirituales perfectas son aquellas existentes entre individuos que piensan y actúan exactamente lo mismo, en igualdad de circunstancias. Los mejores amigos, lo mismo que las más felices parejas de cónyuges son aquellas que tienen temperamentos distintos pero rasgos afines: generosidad de carácter, gusto refinado, nobleza de principios a pesar de una individualidad absolutamente opuesta. En una palabra, se completan. Lo que falta al uno lo tiene el otro; la monotonía de un carácter serio y retraído armonizará siempre mejor con uno lleno de optimismo y alegría. Jack Holt es serio, concentrado, pensador. Ralph Graves, risueño, lleno siempre de ese espíritu infantil tan admirable en los nombres capaces de grandes hazañas. Ambos, con caracteres diametralmente opuestos, se completan formando la ideal pareja de amigos.

Cartel de la proyección.

Cartel de la proyección.

Otro nombre figura en el reparto de «El dirigible», el de Fay Wray, nombre que era más que suficiente para atraer al público.

William Hoehnel, el crítico del «World Telegram» declaró que «El dirigible» se distinguía por su argumento y su épico siniestro en las alturas y que era el más realista de los presentados hasta la fecha.

Julia Shawell, en el «Evening Graphic» hizo esta síntesis crítica: «Un drama en el Polo sur con los colores auténticos e impresionantes de la verdad. «El dirigible» es la película de los que gustan de los films sentimentales y altamente dramáticos que hagan latir fuertemente el corazón».

Mordaunt Hall, el prestigioso crítico del «New York Times», lo definió así: «Un magnífico melodrama producido por un director magnífico. La acción es apasionante y conducida con gran propiedad a través de la película.»

Anuncio de la película.

Anuncio de la película.

Irene Thirer, en «The News», escribió esta frase: «Un emocionante drama. «El dirigible», que asegura a la Columbia un éxito de taquilla sin precedentes. Esta película satisfará, a todos los públicos.»

Y en parecidos términos se expresaron todos los periódicos que ven la luz en el territorio de los Estados Unidos.>>

La Vanguardia (27/11/1931): <<Un público selectísimo se hallaba congregado en el teatro Tívoli de la capital de Inglaterra el día del estreno del superfilm Columbia «En dirigible al Polo Sur». (Dirigible).

Entre las celebridades presentes habían distinguidos diplomáticos, oficiales de la armada, de la marina, figuras notables de la aviación y personalidades de gran relieve político, financiero y social.

Cartel de la película.

Cartel de la película.

«En dirigible al Poio Sur», film producido con la cooperación de la marina yanqui, del «Bureau» de Aeronáutica, etc., y tan acertadamente dirigido por Frank Capra, el as de los directores, ha sido alabado en extremo por toda la concurrencia que asistió al estreno, por la prensa y el público en general.

Entre los principales invitados a dicho estreno se hallaban el coronel J. T. C. Moore Brabazon, el más antiguo de los aviadores ingleses; R. S. Boolh, «leader» de los oficiales de la aviación británica; Kaye Don, el ex campeón de velocidad en canoa automóvil; Miss Amy Johnson, la única mujer que ha hecho el váaje a Australia en aeroplano, completamente sola; Sir Alliot Verdon-Roe, nombrado caballero por sus grandes servicios en la aviación y constructor del famoso avión «Avro» usado por la Gran Bretaña y Norte América durante la guerra mundial, siendo el primero que construyó en Inglaterra un aeroplano capaz de volar; el ministro del Aire, el ex ministro de Estado, el director de la Aviación civil, varios embajadores y legaciones extranjeras, militares condecorados con la legión de honor, y en general las personalidades más destacadas del Reino Unido.>>

Exhibición en cine.

Exhibición en cine.

Cartel de la película.

Cartel de la película.

La Vanguardia (11/12/1931): <<El almirante Mark Kerr, de la Marina Real inglesa, asistió al estreno de la película «En dirigible al Polo Sur», de la Columbia, que tuvo efecto en el teatro Tívoli, de Londres. Sinceramente entusiasmado par la magnificencia de este film, el almirante escribió en estos términos a la compañía editora: «Acepten ustedes mis felicitaciones y a la vez mi gratitud por el agradable rato de diversión e interés que su película «En dirigible al Polo Sur» me ha proporcionado. Los efectos, así como el arreglo general de la película, son en extremo magníficos. Espero sinceramente que semejante film obtenga un franco éxito en todas partes y tendré sumo gusto en recomendarlo a todas las personas de mi círculo social.»

«En dirigible al Polo Sur» tiene un gran interés dramático, tomando parte en el mismo el dirigible «Los Angeles», de la Marina americana, varios esféricos y aeroplanos.

Cartel de la película.

Cartel de la película.

Los principales intérpretes de este film, son Jack Holt y Ralph Graves, los «camaradas de la pantalla», y la bella Fay Wray. El director es Frank Capra, que con esta producción se ha labrado un nombre. La película está basada en la obra «Dirigible», del «Lieutenant Commander» Frank Wilber Wead.>>

La Vanguardia (26/12/1931): <<Arthur Goebel, el famoso aiviador, después de asistir a una de las representaciones del emotivo drama aéreo de la Columbia «En dirigible al Polo Sur», que no es por cierto ningún film documental, exteriorizó su entusiasmo en una carta de felicitación que dirigió a esta editora. En ella concretaba su opinión sobre la película en los siguientes términos: «Técnicamente «En dirigible al Polo Sur» es una de las más grandes exhibiciones de vuelos que se han realizado y aquel donde los aviadores yanquis patentizan de modo más satisfactorio su innegable valor y talento. Pero «En dirigible al Polo Sur», titulo provisional en español, es mucho más que una película de vuelos arriesgados. Está llena de interés novelesco, sentimentalidad y dinamismo. Este film revela como ninguno la tragedia íntima de los hombres cuya fama los aleja inconscientemente de la vida doméstica, y revela la cruel vigilia a que están sometidas las esposas de los conquistadores del aire. Esta parte del argumento es, quizás, la más efectiva de toda la película. Si me preguntaran mi opinión les diría que «En dirigible al Polo Sur» es una de las mejores películas llevadas a la pantalla. Esta es mi franca y sincera opinión.»

La película que ha motivado las precedentes líneas ha sido dirigida por Frank Capra e interpretada por Jack Holt, Ralph Graves y Fay Wray. Sus distribuidores en España son Los Artistas Asociados.>>

Estreno en Madrid. ABC 26/03/1932.

Estreno en Madrid. ABC 26/03/1932.

La Vanguardia (05/01/1932): <<(…). Yo he visto filmar muchas escenas importantes -explica Y. de la Horia, en una revista americana- de una realidad absoluta, con reconstrucciones hechas en el estudio o en campos cercanos a Hollywood. Jamás olvidaré, por ejemplo, (…),  y también, la lucha y aventuras de los exploradores del Polo Sur, filmando escenas de la película de Columbia «Dirigible».

La Vanguardia 14/04/1932

La Vanguardia 14/04/1932

Pero ese Polo Sur estaba cerca de Hollywood. Quizá ninguna otra película baya tenido tal despliegue de ingenio y de habilidad técnica y mecánica para simular todo aquello que no era posible ir a filmar a los sitios reales. Y aunque se empleó en ella el dirigible más grande de los Estados Unidos, no se podía, por cierto, llevarle hasta las heladas regiones polares, para, desde su cabina, fotografiar la llanura nevada cuajada de montañas blanquecinas. Pero la región polar, tan lejana, fue traída a Hollywood y reducida a su más mínima expresión.

La Vanguardia 20/04/1932

La Vanguardia 20/04/1932

Un artista técnico, secundado por infinidad de operarios, construyó en uno de los «sets» del estudio la misma llanura en miniatura, en una extensión de más o menos cien metros cuadrados. Estaban allí las montañas heladas, los icebergs flotantes y los canales donde el hielo se quebrajaba. Una cámara, suspendida en el espacio, apenas por encima de aquel paisaje polar, avanzaba lentamente balanceándose con los movimientos del navío aéreo, habiéndose reconstruido en pequeño, ante el lente, la ventanilla de la cabina para dar mayor impresión de realidad. Y así, debido a ese truco ingenioso, el público ve en la extraordinaria cinta cómo avanza el monstruo aéreo casi rozando las montañas.

Gran parte de la película pretende desarrollarse en las llanuras cercanas al Polo Sur, donde Ralph Graves y sus hombres  sufren toda clase de peripecias. Ir a Alaska -el sitio helado más cercano,- a filmar tales escenas, significaba, a más de grandes sacrificios personales por lo bajo de la temperatura, la imposibilidad de obtener muchos efectos técnicos y fotográficos. Era mejor, aunque en realidad más caro, fabricar un Polo Sur cerca de Hollywood. Y así fue como una llanura vecina a la población de Arcadia, en California, fue teatro de las aventuras de varios exploradores polares… de película.

Tres acres de terreno fueron elegidos por el director Frank Capra, y en ellos se esparcieron dos millones y medio de libras de yeso, que da un aspecto semejante a la nieve, a la que «reemplaza» en todas las labores cinescas. Se simularon canales, se construyeron témpanos de hielo de cartón-piedra revestidos también de yeso, y una semana después de haber sido invadido el terreno por varios cientos de operarios, la bonita región californiana, tierra de las naranjas y las flores, era una terrible y desolada llanura nevada.

Entonces llegó la compañía con sus cámaras, sus lámparas, sus camiones para el sonido y sus enormes motores y hélices para provocar los vendavales polares. Y era de ver a los actores, caminando trabajosamente,  arrastrando sus trineos, envueltos en trajes de piel, transpirando bato el terrible sol californiano, siempre preferible al «legítimo» frío polar. Los motores y las hélices funcionaban sin descanso, produciendo huracanes de viento y nieve sintética que los ayudantes del estudio arrojaban ante las hélices. Y entre tanto, mientras aquella escena se desarrollaba en esa etapa artificial, el director, los operadores y aún los artistas que no actuaban en aquel instante, estaban detrás de las cámaras, en traje de baño para poder soportar los rigores del calor. Era un contraste extraño y divertido el de esa gente, unos así vestidos y otros casi desvestidos sobre la llanura «helada» donde hacía un calor endemoniado.

La Vanguardia 22/04/1932

La Vanguardia 22/04/1932

Un detalle fue el más difícil de solucionar: con aquel calor no era posible que se pudiese ver la vaporización de la respiración de los hombres como ocurre en las regiones heladas. Un químico salvó a la compañía de esa dificultad, fabricando pequeños trozos de carbón dióxido que los artistas se ponían en la boca y que producía gases que daban la sensación de realidad, si bien helaban la boca de los actores de tal manera que más de uno tenía por la noche agudos dolores de muelas.

Y luego, sobre la pantalla, se ve la maravillosa realidad de la Naturaleza, y nadie cree que se trata de «trucos» admirables de técnica, y de mecánica. (…)>>

ABC (24/03/1932): <<Callao: Estrenará el Sábado de Gloria “Dirigible”, un “film” muy espectacular y de una intensa emoción. Su trama es interesantísima, interés que se mantiene vivo durante toda la proyección, sin que decaiga un solo momento. Un proceso amoroso de gran sentimentalidad, que interpretan de forma magistral Jack Holt, Ralph Graves y Fay Wray. Esta cinta pertenece a Columbia Pictures, presentada en España por la famosa marca Artistas Asociados.>>

La Vanguardia 26/04/1932

La Vanguardia 26/04/1932

ABC (30/03/1932): <<Callao: “El Dirigible”. Las proezas aviatorias, los más espectaculares sucesos de las intrépidas águilas humanas en sus ahincados afanes de conquistar el espacio como un mundo nuevo, han sido registradas por. la pantalla y en constante superación.

Difícil era, pues, aventajar lo ya conocido, y, sin embargo, se ha logrado con perfecta traza, al realizar ahora lo que parecía imposible.

El dirigible se ofrece a nuestra vista como una obra considerable, feliz concierto de cuantos elementos pueden hacer interesante, emotiva y bella, por la variedad y riqueza de sus motivos, una producción cinematográfica.

Se agrupan en El dirigible, perfectamente armonizados, lo científico, técnico y espectacular, y lo imaginativo, estructurado en la comedia, que señorea buena parte de la acción. Comedia de alta sociedad y destacadas elegancias, animado y sugestivo cuadro, que distrae y aminora, con sus galantes episodios, donde se funden lo romántico y caballeresco, la tensa atención del espectador, agudizada por los efectos de impresionante realismo, que se producen en la película con signos de evidente autenticidad en aquellos arriesgados vuelos que se extienden hasta la zona silenciosa y glacial del Antártico.

La Vanguardia 27/04/1932

La Vanguardia 27/04/1932

La incitante belleza de Fay Wray y su penetrante sensibilidad visten con auténticas galas la figura centro de la comedia, a la que aporta Ralph Graves su inteligente concurso.

Al público le gustó sobremanera la nueva película del Callao, y la demostró con sus expresivos aplausos.—G.>>

ABC (31/03/1932): <<El éxito obtenido por “Dirigible” hace que a diario se vean llenas las localidades de la aristocrática sala de un público que aplaude sin reservas y comenta, prodigando los mayores elogios a esta cinta realista y espectacular, llena de bellezas, y de una interpretación tan irreprochable que la hacen figurar a la cabeza de las grandes bandas modernas. Ralph Graves y Jack Holt, con Fay Wray, triangulizan este “film” de Columbia Pictures, que nos presenta los Artistas Asociados.>>

Cartel de la película.

Cartel de la película.

La Vanguardia (14/04/1932):<<(…). Durante la filmación de las escenas de «Dirigible» que tienen por marco el aeródromo yanqui de Lakehurst se produjeron muchas complicaciones derivadas de la naturaleza de la aeronave empleada para su realización. El gigantesco «Los Ángeles» fue posiblemente el «artista» más difícil de dirigir y el mayor que se haya colocado ante el micrófono, pero por medio de la radio y otros elementos se pudo tener al alcance de la cámara a los aviadores que realizaban temerarias evoluciones, a los paracaidistas y a los que lanzaban cortinas de humo. Capra, en virtud del crédito que le han válido sus últimas cinco películas, se ha «convertido en uno de los más notables directores cinematográficos.>>

La Vanguardia (17/04/1932):<<UN AEROPLANO COLGADO DE UN DIRIGIBLE EN UN FILM. Una de escenas más interesantes del film «Dirigible», en el aspecto espectacular, es aquella en que Ralph Graves, personificando a uno de los más temerarios aviadores de la marina, cuelga su aparato en pleno vuelo del gran trapecio situado debajo el gigantesco dirigible Los Ángeles» y despega de nuevo felizmente. El papel de comandante del dirigible es desempeñado por Jack Holt.

Cartel de la película.

Cartel de la película.

Por cierto que una de las escenas más arriesgadas de «Dirigible» es aquella en que el aparato de Ralph Graves al despegar hacia el Polo Sur pierde los skis que llevaba y al llegar al Antártico capota aparatosamente, siendo destruido por las llamas.>>

La Vanguardia (19/04/1931): <<Si a un asiduo concurrente al cine le hiciesen la pregunta: «¿Cuál es el mayor protagonista que haya tenido nunca una película?» quizás de momento no sabría qué contestar. No obstante, la contestación es bien sencilla, cuando se ha visto la película «Dirigible», la gran producción Columbia, que será presentada en breve en Barcelona y en la que aparecen Jack Holt, Ralph Graves y Fay Wray. El film está basado en la novela de aventuras, amor y sacrificio que escribió el teniente Frank Wilher Wead, de la Armada de los Estados Unidos.

No crea el lector que al decir el mayor protagonista nos referimos ni a Jack Holt ni a Ralph Graves, pues hay artistas más corpulentos que ellos, sino que se trata del dirigible «Los Ángeles», cedido por la Aeronáutica Naval norteamericana y que es uno de los leviatanes del aire.

El dirigible es realmente el verdadero protagonista del film y no fue poco, por cierto, el trabajo que ocasionó a Frank Capra .y su grupo fumador cuando actuaba en tal calidad durante el rodaje de «Dirigible».>>

Película completa:

Imágenes de la premiere:

Compra en Amazon.com:
DVD (EEUU)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1930-1939, Aventura, Blanco y negro, Cine sonoro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s